Seguir por email los post

martes, 24 de marzo de 2009

Patatas en salsa verde con cocochas de bacalao por OLENKA





Habíamos comprado unas cocochas de bacalao en Delicatessen Antonio con intención de hacer pochas con cocochas, una receta de pistoynopisto que probamos el año pasado, pero al final, se nos ocurrió aprovechar medio litro de caldo de pescado que llevaba casi un mes en el congelador y con la receta de patatas en salsa verde del último libro de Martín Berasategui, quedó un guisito resultón y muy fácil.



Pochamos 2 chalotas muy picaditas, añadimos 500g de patatas cortadas en rodajas de 1 cm más o menos (usamos las del Mercadona con denominación de origen Patata Gallega, para guisos y para cocer son muy buenas). Damos un par de vueltas y se añade un chorrito de vino blanco o jerez. Cuando se evapore, se cubre con caldo de pescado y se deja cocer a fuego muy lento unos 35 min, hasta que las patatas estén tiernas. Hay que ir probando de sal. El caldo de pescado lo teníamos congelado. Lo habíamos hecho con una cabeza y recortes de merluza y puerro, zanahoria, cebolla..., cada uno sigue su receta.



Mientras se cuecen las patatas, hacemos las cocochas al pil pil. Unos 250g de cocochas desaladas, AOVE, ajo y a baja temperatura vamos montando el pil pil, moviendo la cazuela continuamente. Espolvorear con perejil picado tanto las patatas como las cocochas.


Para servirlas, pusimos en un plato hondo las patatas y encima, añadimos las cocochas con su pil pil. ¡Pena no haber puesto un vinito a enfriar!

martes, 17 de marzo de 2009

Rabos de gochu




Antes de nada necesitamos unos rabos de gochu, hay varias formas de cortarlos y en cada carnicería lo hacen de una manera, a mi me gustan así.



Limpiamos muy muy bien los rabos, no hace falta decir que su situación estratégica los hace fácilmente "contaminables", así que a limpiar debajo del grifo a tope.
Cuando los tengamos limpios los secamos perfectamente porque van a freír ahora y ya saltan ellos solos como un demonio como para que encima tengan agua.

En una buena olla con un hilo de oliva, rustimos los rabos a fuego fuerte, mucho, mas de lo que nunca hayáis rustido nada, los tostamos bien y vamos levantando los tostados del fondo con una espátula, básica para este plato, yo los tosté más aun de lo que se ve en la foto.



Es un poco molesto, sale muchísimo humo, abrir ventana y poner campana, y así todo no veréis un pijo de la que se lía en la cocina.
Cuando estén bien rustidos por todos los lados añadimos 3 cebollas grandotas (o mas, mejor que sobre) y 2 pimientos rojos hermosos, o 3, todo ello cortado en juliana.
Pochamos todo bien hasta que las verduras estén listas, se va agarrando todo al fondo de la olla, continuamente vamos con la espátula levantando, esto es básico, va a darnos ese sabor tan potente y especial.



Yo calculo que hasta aquí me llevaría unos 20 o 30 minutos de fuego fuerte y no parar con la espátula, para que os hagáis una idea.
Cuando ya estén listas mojamos con vino blanco y desglasamos bien, despegamos todo del fondo, tiene que quedar como cuando la olla esta limpia, dejamos evaporar el alcohol del vino.
Cubrimos con agua y añadimos 2 cabezas de ajo partidas por la mitad, sin pelar (luego colamos todo), y los aromáticos, tomillo, romero y salvia, o lo que cada uno quiera o tenga.



Guisamos a fuego lento hasta que los rabos estén melosos y tiernos, lleva tiempo, horas, lo vais viendo vosotros, yo calculo que me llevaría de 3 a 4 horas de guiso.
Vereis como huele, bufffff, te pones cardiaco y te apetece meterle fuego a tope para acabar ya jeje.



Cuando estén guisados los "arregláis" un poco, les quitáis toda la grasa que le quede, piel y demás, tiene que quedar carne y hueso.



Cuando tengamos los rabos perfectamente guisados, los dejamos enfriar un poco, lo justo para no quemarnos los dedos, y los deshuesamos.
Aquí veremos si de verdad están listos o no, si no deshuesan bien aun les falta un poco.
Si queréis os podéis saltar este paso, pero la verdad es que a la hora de comerlos se agradece que estén deshuesados (a mi hoy se me echo el tiempo encima y no me dio tiempo :-( )
La verdad es que este deshuesado quizas sea un poco complejo para la primera vez que los hagais.

Colamos el caldo de cocción y reducimos hasta que quede espeso, se potenciarán los sabores y se concentrarán los aromas.
Al final dejáis el jugo a vuestro gusto, de sal y condimentos varios, lo arregláis como queráis.
Yo hoy añadí un poco de miel, cuidado no os paséis, y quedo de auténtico lujo.
Tostamos en la plancha los rabos deshuesados, vuelta y vuelta.
Los ponemos en algo que pueda ir al horno, si vuestra sartén aguanta horno perfecto, y añadimos el caldo de cocción reducido a glass y lo metemos al horno a 180º a glasear, cada 3 o 4 minutos lo bañamos bien con el jugo, y vemos la consistencia que va cogiendo,espesa, cremosa....esto está a punto!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Ya solo queda montar el plato.
Fondo de cebolla y pimiento confitado (del que tenemos de haber guisado los rabos), el rabo, las castañas (que no están) y un par de ajos.
Y al ataquerrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr



Lleva curro pero es fácil, lo podéis intentar sin problemas porque sale y el resultado es espectacular y sorprendente.
Espero que os preste y os animéis, y por supuesto que nos contéis.

Yo iba a ponerle unas castañas, la combinación me encanta, pero no estamos en época y no me apeteció comprar las que vienen en conserva (aunque están cojonudas), así que sin castañas, pero si podéis, ponerle una o dos castañas al plato.

Yo lo hago así, mejor dicho, hoy lo hice así, pero tenéis mil variantes, cada uno que le dé su toque y si es posible que nos lo cuente :-)

Un saludo amig@s, y por favor preguntar lo que sea, porque estoy muerto de sueño y tal vez no me haya explicado demasiado bien.
Hasta manaña :-)


viernes, 13 de marzo de 2009

Casa Victoria

Vamos a seguir de restaurantes, el otro día fuimos a cenar a casa Victoria, en las Caldas, aquí os pongo su web
A los que no conozcáis la zona, os aconsejo ir mejor de día, y a ser posible con buen día, para dar un paseo por la zona y disfrutar del entorno.
Yo este sitio lo conocí de pasar por delante muchas veces, siempre me llamó la atención, ahí tan apartado, no se, como que me dio buen rollo, y nos decidimos a ir por fin a probar.
Anuncian mucho un menú para dos a base de buey, y como uno es débil, pues se buscó una pareja para el evento que no coma mucho para que le toque más a él jeje.
El primero en ir a este sitio, como no jeje, fue el gran fartón, y en su blog hizo un post
Era de noche y hacia frío, pero con un día medio curioso se puede disfrutar enormemente tomando una sidra en la terraza.
Era jueves y como no, estábamos solos en el local, el servicio atento, correcto y profesional.
Nuestra mesa estaba pegada a la chimenea, cosa que ayudo para hacer más cálida la velada.



Eramos 4, empezamos con una ración de croquetas líquidas de queso Afuelga'l pitu (9,5 eur).
No les doy el aprobado, estaban líquidas, lo único, de sabor muy flojas y el rebozado horrible, muy "artificial".



Llegaron unas verduras de la huerta a la plancha (11,9 eur), con un punto perfecto, inmejorables, sin duda saben tratar las verduras en casa Victoria.



Seguimos con una ensalada de quesos asturianos (12,8 eur), los quesos con un toque muy agradable de plancha, ligeramente caramelizados, no todos, el cabrales estaba a pelo.
Perfectamente presentada y aliñada, destacaba un ligero dulzor tremendamente adictivo.



Llegan los principales, ibón de buey para dos con unas patatas de las de verdad fritas, y una ensalada.





Por otra parte de la mesa, un bacalao al horno con gratinado de ali-oli y cebolla caramelizada (18 eur) y un arroz de la casa con setas y trigueros crujientes (10,50 eur)




El buey, ibón de buey, es una pieza que tiene solomillo y chuletón.
Se supone que es una cantidad sobrada para dos, para dos comilones no.
Viene con un golpe de parrilla (supuestamente), a mi me pareció más plancha, y un plato refractario.
La carne no era mala, era tremendamente blanda, parecía mantequilla, pero carecía de esa potencia y mineralidad que a mi me gusta, estaba correcto, por 59 eur todo el menú de buey para dos personas, ibón para dos, ensalada y patatas fritas, postres y vino, tampoco esperes la carne de las carnes.
El arroz estaba igualmente correcto, perfecto de punto, con muy buenas y bien tratadas setas, pero poco potente para mi gusto, también es cierto que yo lo que más valoro en un plato es la potencia de sabor, y es difícil conseguirla, ración generosa.
El bacalao, correcto igualmente, bien preparado, pero hoy en día es francamente difícil conseguir un buen bacalao, y este no era una excepción.
Con el menú del buey venía de postre frisuelo de chocolate relleno de arroz con leche, correcto sin más, no soy nada chocolatero.



También pidieron una tarta de chocolate con chocolate negro y mousse de chocolate, que no probé porque era demasiado chocolate para el lolo, pero quien la comió se está todavía rellambiendo, ración hiperabundante, casi inacabable.



2 cafés, agua y 1 cerveza (el vino venia con el menú de buey) 133 eur, nos invitaban a chupitos y demás pero no tomamos nada más.
Salimos a 33 eur por persona, cocina sin complicaciones con un leve toque de modernidad, sitio agradable, servicio atento y profesional, música jazz de fondo.
Lo del buey no lo tengáis muy en cuenta, soy un poco raruco para el buey, seguro que a muchos de vosotros os parecerá muy bueno.
No se si aconsejaroslo o no, cada uno que decida, a mi me presto globalmente, pero no se si volveré, hay muchos sitios que quiero conocer.
Ale, el próximo de cocineo que es lo nuestro y esto es muy aburrido y se les da mejor a otros ;-)


lunes, 9 de marzo de 2009

L'alezna

Pues vamos a estrenarnos con mi primer post de restaurantes, y no se me ocurre mejor estreno que este.
Aparte de contaros la experiencia de mi comida ese día y que veáis los platos, con este post os pido que agudicéis los sentidos, que tratéis de comprender lo que, a menudo, hay detrás de un "simple plato", que en ocasiones no es tan simple, hay muchas horas detrás de una porcioncita de "comida".
Con ello, aparte de comprender un poco más ese tipo de cocina, la valoraremos mejor y entenderemos que no es tan cara, que hay muuuuuchas horas detrás de un plato de 25 eur, muchas veces menos, ese plato que en otros restaurantes con 5 minutos de trabajo cobran "un poco" más barato, por no hablar del producto utilizado, que en el caso que nos ocupa os aseguro que es de la máxima calidad.
Bueno, si os apetece entramos a lo largo del post más en estos temas, y ahora empezamos con lo que nos interesa de verdad, que no es otra cosa que la cocina de l'alezna.
Antes de nada deciros que no describiré lo bien que quisiera los platos porque tengo dificultades para encontrar palabras que los describan aunque os prometo que lo haré lo mejor posible, así que no esperéis nada del otro mundo que el lolo es mas de cocinar que de escribir jeje.






Empezamos con una "sidra merengada", una especie de cóctel de bienvenida que nos prepara para lo que se aproxima, para mi gusto una combinación muy lograda, partiendo de una sidra natural que a la que rectifica la acidez natural, en contrapunto con un merengue semi-montado con su punto justo de azúcar. Coño, tamos n'asturies!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Esto empieza bien :-)







"Grisinis de anchoa y oliva negra"

Estos "simples" palitos de pan, que perfectamente se podrían comprar hechos, llevan bastante curro, masa perfectamente horneada, nada harinosa y con un retrogusto a anchoa y oliva negra. Un vicio









"Cremoso de coliflor con queso añejo"

Una crema de coliflor tremendamente sabrosa a la vez que suave y delicada, acompañada de unos bastoncitos de queso muy curado y unas lascas de coliflor, posiblemente cruda, no sé, exquisita.








"Espuma de pote"

Plato emblemático de la casa, adictivo, yo me pregunto como será ese pote antes de transformarlo????
No hay trucos ni misterios, no hay más cojones que currarse un pedazo pote, de los de verdad, con horas de chup chup y todos sus ingredientes, cuando tengamos un señor pote, a transformarlo en esta espuma de pote.
Plato sabroso, con personalidad, potente y aunque no lo parezca, tradicional.
Acompañaba el plato un cristal de manitas, crujiente, todo sabor, sorprendente sin duda, a nadie deja indiferente.
Para hacer este cristal de manitas, hay que currarse unas manitas de cerdo perfectamente guisadas, con su montón de horas de chup chup hasta que estén a punto, luego separar toda la carne, y a partir de aquí otra currada para sacar el cristal de la foto.
Ya veis que hay mucho más detrás de cosas que muchas veces no valoramos como se merecen.
Y es caro este plato???? si sumas las horas que lleva el pote, la espuma, las manitas, el cristal, montarlo todo etc etc, me sale muy mal pagada la hora.








"Oricios trufados"

Buffff, plato brutal, producto producto y producto, respeto por el mismo y combinación más que brillante.
Gónadas de oricio crudas acompañado de trufa malanosporum, donde sin duda brilla el oricio.
Un bocado de esos que se quedan en el recuerdo.









"CalÇots embarrados"

Plato de última creación, algo extraño para nosotros ya que aquí no suelen llegar los calÇots, verdura de invierno típica en Cataluña.
Asado tradicionalmente y acompañado de un barro que le va perfecto, con una base de pulpa de pimiento choricero y ñora a la que acompañan diversas especias y aromas.
La primera vez que lo probaba y me encantó.








"Pulpo en su jugo con berenjena ahumada y tocino"

Partiendo de un buen pulpo de nuestros pedrerus (cabo peñes), de los que nos dicen que ya no quedan, lo guisamos en su propio jugo, horas de guiso y mano.
Está acompañado de una berenjena ahumada, ahumada directamente en la llama, y lleva un buen rato ahumar una berenjena en la llama, pero le da un toque único.
Rematan el plato unas láminas ultra finas de un tocino ibérico de esos que quitan el sentido.








"Nuestros callos guisados"

Mi último gran descubrimiento, sencillamente impresionantes.
Si os vengo contando todo el tiempo que lleva preparar todos estos platos, que detrás de cada plato hay mucho trabajo que a menudo no se valora, en este caso se lleva la palma.
Los típicos callos caseros de los restaurantes no suelen serlo del todo, hay multitud de atajos que se pueden tomar para hacer los callos, cada atajo resta untuosidad y calidad al plato.
En este caso, lleva 3 días hacer estos callinos, se usan potas que entro yo de culo dentro, y curro y curro, guiso, primero por separado, luego junto, reducir, chup chup y horas y el resultado es sencillamente único, sin duda alguna los mejores callos que comí nunca.









"Caldereta de salmonetes con almendra tierna y aceitunas kalamatas"

Una de las variantes de su caldereta, destaca la potencia e intensidad del fondo, a base de fuego y reducciones, punto absolutamente impecable del pescado y acompañamiento inmejorable.
Salmonetes de increíble calidad. Para no dejar ahí ni una mínima gota de "caldo".
Piel del salmonete con un punto excepcional, esta piel la comen hasta los que no acostumbran a comer la piel de los pescados, un manjar.











"Canelones de pitu de caleya con yema ahumada"

Otro descubrimiento, sorprendente plato, destaca el sabor y potencia de la carne del pitu, increíble salsa a base de yema de huevo, sobre una bechamel fina de pimienta blanca, puro sabor.
Redondea el plato un sorprendente polvo de kiko, por si al pitu le apetece picar un poco jeje.
No se si os dais cuenta, pero todos los platos van más allá, es como un cuadro de esos complicados, de primera mano no ves un pijo, por lo menos un ignorante en la materia como yo, pero cuanto más lo miras, y sobre todo que te lo explican, mas detalles ves.
Aquí igual, tenemos al pitu, yema, maíz.......
Un plato redondo y sabroso, memorable.




"Infusion de hierbas y especias" (upsss, no tengo afoto jeje, a estas alturas el riesling y el edra ya había hecho efecto)

Perfecto brebaje para preparar la boca para lo que viene a continuación, los postres y dulzainas.
No se que lleva, se intuyen varias especias e hierbas, cada uno unas y no se repiten 2, totalmente adictivo a la vez que complejo.









"Migas trufadas con natas caseras y mantequilla noisette"

No se que prefiero, si las migas, las natas o es mantequilla "extraña".
No quiero pensar lo que tiene que ser hacer esas migas, tan aireadas, ligeras...
Postre para repetir y volver a estudiar, el próximo día no lo comeré con un ojo y medio puesto en mi soufflé jeje.










"Souffle de avellana con helado de chocolate"

Aquí os presento mi postre preferido, iría al fin del mundo sólo para comerlo.
Yo como no soy nada chocolatero le quitaría ese helado de chocolate y se lo cambiaria por otro que me guste más jeje.
Increíble y clásico postre, ya lo hacía en su etapa en el cabroncín.
Se trata de un bizcocho sin harina, que por contraste de temperaturas en el horneado (se hornea durante poco tiempo y congelado) queda cremoso-líquido en su interior.
Recuerdo cuando lo comí la primera vez, cojo mi cuchara le quito un cacho y aquello empieza a echar líquido, vaya susto me lleve jeje.
El helado por supuesto es casero, hecho con la magistral paco-jet, maldito cacharro, porque será tan caro????
Probé en otros restaurante imitaciones a este postre, y desde luego cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.
Ah, hasta esa galletita de sésamo esta de muerte mmm.







"Bombom liquido mentolado"

Sorprendente bombón del que casi no me apetece hablaros, porque os lo estropeo para cuando vayáis.
Técnicamente me parece complicadísimo meter esa cantidad de liquido dentro de ese bombón, le llevo mucho tiempo dar con la forma, pero al final ahí esta, y vaya resultado, explosión mentolada en boca acompañado de un chocolate de primerísima calidad.










"Petits fours"

-- piruletas de chocolate blanco con confitura de naranja
-- Suspiros de pajares
-- bombones a la pimienta de sechuan
-- oreo de avellana
-- gominola de limón al cardamomo


Todos ellos, por supuesto, elaborados en la casa, a cada cual mas rico, ni que decir tiene que por ejemplo para hacer la confitura de naranja que lleva la piruleta de choco blanco lleva su tiempo....
Para mi se lleva el premio en esta carrera la gominola, perfecta combinación de limón y cardamomo, vamos, que una gominola como la de los quioscos jeje.







"Gin-tonic helado de Citadelle"

Lo único que no acabe de la comida, lo probé, y como no me gustan los gts, ni la ginebra ni nada de eso, pues ahí se quedó, pero a la gente les enamoró.
Una espuma muy aérea con un sabor espectacular, coronada con lima rallada, muy fría, a poco que me gustara la ginebra me hubiera prestado un montón.


Y hasta aquí puedo leer jeje, todo esto comimos, y beber también bebimos, pero me interesa menos jeje.
Podéis intuir y calcular todo el tiempo que lleva hacer todo esto, la suma de horas y de trabajo marea, tener todos esos platos a punto para el momento perfecto de sacar a la sala etc etc.
Es un esfuerzo en todos los sentidos que considero que no esta reconocido y valorado.
Animaría a todo el mundo a conocer este tipo de cocina.
Ojalá que alguien que le dé "miedo escénico" este tipo de restaurantes se anime a probar y que nos cuente, veréis como no os defrauda y descubrís un mundo de sabores y sensaciones.
Porque si nunca comes una lubina de verdad, no sabes que las que sueles comer no son tan buenas, porque no tienes referencia con que comparar, joder vaya ejemplo mas malo me salio, pero espero que se me entienda jeje.
En carta también hay platos de autentico producto, con una mínima preparación, recuerdo un lenguado salvaje hace unos meses, un lenguado entero, preparado de forma minimalista, lenguado y punto, absolutamente perfecto, nunca había comido algo parecido.
Pd.: Os aconsejo pinchar sobre las fotos para ampliarlas y ver mejor todos los platos.





Una buena banda sonora para el post no????? ;-)



sábado, 7 de marzo de 2009

repollo con verduritas en su jugo



No sé si os gusta el repollo o no, a mucha gente no le acaba de convencer, a otra le aburre porque están cansados de comerlo siempre con la misma preparación.
Hoy os voy a contar como lo hago yo, y nos encanta, le sacareis un sabor al repollo que os sorprenderá.
Es un plato sano y sin apenas grasas, solo una pequeña cantidad de AOVE.
Empezamos cortando el repollo, yo le quito las hojas verdes de fuera, las primeras las tiro, y las otras las guardo para otras preparaciones, para rellenar de algo etc etc.
Lo lavamos bien y cortamos en juliana, si le pilláis el truco, con una tabla de cortar y un buen cuchillo en pocos segundos lo haréis.



Y ahora preparamos el resto de verduras, yo depende en que época estemos uso unas u otras, voy al super y si veo por ejemplo que los calabacines están a 3 euros pues no hay calabacines, así que echáis lo que tengáis por casa o lo que os apetezca y/o podáis.
En esta ocasión, lo acompañe de zanahorias (porque siempre son tan baratas???), cebolla, tomate, berenjena, calabacín, puerro, pimiento rojo, pimiento verde, patata y nabos (en la foto no están todos porque cuando me di cuenta de que faltaba ya había empezado a cortar todo).



Lo picamos todo en brunoise, cuanto mayores sean los trozos más tiempo tardarán en cocerse, y en esta preparación no vamos a usar agua extra, se va a hacer en su propio jugo todo (yo en este caso iba un poco pillao de tiempo jeje).
Pues ahora en un buen wok, o si no en una olla con tapa, muy importante que cueza tapado todo, se pone un hilo de AOVE y se extiende lo mejor posible por el fondo, se añaden las verduras y hortalizas, lo último el repollo, se sala un poco para que sude bien y se tapa, se cocina a fuego medio, poco a poco veremos como las verduras van soltando el agua y se van cociendo en sus propios jugos.

Hasta este momento añadí, entre otras verduras, unos tres tomates cortados en brunoise (cuadraditos), enteros, sin despepitar ni nada los podéis pelar si os incomodan las pieles.






Si veis que se quiere empezar a pegar porque aun no empezaron a soltar agua las verduras, añadís un poco de vino blanco y destapáis para que evapore al alcohol, luego tapáis y como ya tendrá un poco de líquido no se pegará, o con un poco de agua también vale (pero poca).

Mientras esto se hace solo preparamos una buena salsa de tomate como siempre hacemos, bastante cantidad, una docena de tomates o así (yo hice mucha cantidad), y no la reducís demasiado, si queréis prescindir de este paso podéis añadir tomate triturado de bote, de la mejor calidad posible, y si os apetece lo podéis reducir para quitarle un poco de agua.

Cuando la cocción este bastante adelantada, vamos probando como está todo, rectificamos de sal y añadimos la salsa de tomate reservada, mezclamos todo bien y acabamos de hacer.
No hacerlo mucho, está más sabroso un poco al dente.
Y listo, una forma nueva de comer repollo y un montón de verduras que tan necesarias son, y que en muchas ocasiones dejamos un poco de lado.
La patatas, la zanahoria y el nabo es lo que mas tarda en hacerse, así que lo picamos más fino que el resto, así se hará antes.
No abusar mucho de las patatas y del nabo, vais viendo vosotros vuestra proporción ideal de verduras.

También podéis especiarlo como consideréis, o añadir los aromáticos que os gusten, yo en este caso no añadí nada, un poco de sal y nada más, y al final el siempre querido cebollino.
Ah, yo no pelo los calabacines ni la berenjena, pero eso va en gustos, es una piel que perfectamente se come y le estamos quitando un montón de nutrientes a la verdura que están en su piel.

Pues poco más amig@s, luego vosotros, como siempre, podéis o debéis tirar por la de enmedio y añadir o quitar lo que queráis.
Que os preste

Y ahora vamos con un poco de r'n'r nórdico, en este caso sueco, jorge espero que te valga como balada ;-)

domingo, 1 de marzo de 2009

Arroz con langostinos



Esta es una receta fácil fácil y resultona, muy sabrosa y barata, no es nada del otro mundo, pero creo que merece la pena postearla por si a alguien le pueda venir bien

Quedaros también con la forma de hacer el fumet porque podéis hacer así multitud de fondos.

Necesitamos langostinos crudos, no cocidos, de los baratos valen, tomates, pimiento verde y rojo, ajo y cebolla, y si queréis para darle un poco más de presencia unas almejinas o un langostino gordo y hermoso.

Pelamos los langostinos en crudo y reservamos los cuerpos.

En una olla con un poco de aceite pochamos ajo, cebolla y una guindilla, cuando esté pochadín añadimos las cabezas y cáscaras de nuestros langostinos, freímos hasta que se pegue el fondo, tienen que aparecer esos tonos tostados en el fondo, no os preocupar porque se pegue, levantar los tostados y dar vueltas para que se tuesten otros.



Desglasar con vino blanco y levantar todos los tostados (se despega todo del fondo) y dar unas vueltas hasta evaporar el alcohol.

Cubrir con agua (si es mineral mejor) y dejar cocer a fuego medio unos 45 min, o menos, ya lo veis vosotros.

Al acabar pasamos por la superbag y estrujamos bien las cáscaras para sacarles todo el jugo, si no tenéis, con un colador apretando con una cuchara bien las cáscaras hasta que no salga nada de líquido.

Salar al final, cuando tengamos la cantidad de caldo que vayamos a usar.



Mientras hacemos una salsina de tomate rica rica y potente, como siempre, pelamos y despepitamos los tomates, y en un cazo con un poco de oliva añadimos la carne del tomate con un poco de sal, cocinamos hasta que se evapore el agua y quede espeso y concentrado.

Yo esta vez use 1 kg de langostinos para 600 gr de arroz y me quedo flojin, la ultima vez había usado unos 700 gr de langostinos y unos 200 o 250 gr de arroz y quedó de lujo, perfecto,.

Calcular la cantidad de caldo que necesitáis para el arroz que uséis y la proporción que os guste y reducir el caldo hasta llegar a esa cantidad, mantenerlo caliente para echar al arroz cuando toque (salar al acabar de reducir).

En una sartén pochamos a fuego lento ajo, cebolla y pimientos verde y rojo, cuando esté listo añadimos la salsa de tomate y damos unas vueltas, el arroz y damos otras vueltas, luego el caldo caliente caliente y cada uno que proceda como sepa o le guste hacer el arroz.



Añadimos también un poco de azafrán que previamente habremos tostado.

En una sartén con oliva freímos los cuerpos de los langostinos, y cuando queden unos minutos para que acabe el arroz los añadimos.

Yo lo suelo hacer en una sartén, esta vez era mucha cantidad y no me entraba en la sartén, lo hice en otro sitio y no me quedo bien, igual fue porque cambie de marca y variedad de arroz, pero quería que me quedara bien y no quedo como me hubiera gustado, así que perdonar porque en la foto se aprecia que el grano no esta en su punto, y sobre todo que me perdonen mis invitados jeje.

Esto del arroz es un mundo, asipiro a entenderlo algún día :- )

Yo al arroz le suelo meter al principio de la cocción unos 8 minutos a fuego fuerte y luego ya bajo a fuego medio, y me gusta mucho como queda así.

Aparte abrí lo mínimo en un cazo con un poco de oliva unas almejas, 3 por plato.

También usé un langostino hermoso por persona, en este caso gambón, le pele todo el cuerpo a excepción de la cabeza y las aletas de la cola, le quite las patitas de la cabeza y los bigotes, y en aceite de oliva a unos 70º lo confite un ratín, lo sumergí en el aceite solo la cabeza, para hacer la cabeza, no del todo porque luego le damos un golpe de plancha a todo.

Yo en este caso lo albarde con unas lonchas finas de calabacín pasadas por la plancha.

Pues ya tenemos nuestro arroz de langostinos, estos langostinos eran de 6 eur el kilo y si no usáis almejas ni gambón ni nada os sale un arroz riquísimo, con un sabor potentísimo por 4 duros.

Para los impacientes, tampoco lleva tanto tiempo, en hora y cuarto, hora y media lo tenéis y sale de lujo.

Espero que os preste y perdonar por la fotos, ese día estaba hasta arriba en la cocina, haciendo mil cosas y platos a la vez y no tenia demasiado tiempo para las fotos jeje, perdonar tambien si no esta bien explicado y redactado, lo acabo de hacer en un ratín ;-)

un saludo a tod@s