Seguir por email los post

miércoles, 29 de abril de 2009

Carrilleras de ternera al vino tinto por Olenka



Hace tiempo que teníamos ganas de comer uno de esos guisos de carne contundentes, sabrosos, que con un acompañamiento sencillo (y un vino...) convierten una cena en casa en un pequeño homenaje.

La receta es algo laboriosa y por eso es mejor hacer el fondo de carne uno o dos días antes de las carrilleras, además así podemos desgrasarlo completamente al dejarlo reposar una noche en la nevera. Comenzamos por el fondo, hicimos una buena cantidad, para tener “fondo de nevera”, que dice el chef Lolo.




Doramos 1,5 kg de huesos de ternera en el horno, añadimos 2 zanahorias, 2 cebollas y un puerro (las verduras, según el gusto de cada uno) troceado, a la fuente de horno y damos un par de vueltas. Sacamos todo el contenido a una olla grande y desglasamos el fondo de la fuente con vino blanco, reduciendo a la mitad. Lo añadimos a los huesos y verduras. Cubrimos con agua (unos 3 l), aromatizamos al gusto, nosotros añadimos un bouquet de los que se compran envasados con salvia, laurel y tomillo, un puñado de siitake que andaban por la nevera y a hervir. Hay que desespumar y luego dejar a fuego muy lento 3 horas. Colamos, pasamos por la superbag y lo dejamos enfriar y reposar en la nevera. Al día siguiente retiramos la capa de grasa solidificada de la superficie y ya tenemos unos 2 litros de un fondo bien sabroso que podemos usar para muchas cosas.



Ahora vamos al asunto “carrilleras”.



La receta que seguimos (más o menos....) es del libro “Recetas” de Arzak. Unos 2kg de carrilleras de vaca, 2 zanahorias, 2 chalotas, 2 cebollas, ½ l de vino tinto, como dice Abraham García: “joven y con buen cuerpo, parece que me estoy describiendo”, 1 vaso de oporto, 1 vaina de vainilla, sal y pimienta. Fondo de ternera, el suficiente para cubrir las carrilleras (algo más de ½ l)

Salpimentamos la carne, doramos con el fuego a toda leche, desglasamos el fondo con el oporto, que reduzca bien reducidito. Ponemos las carrilleras de nuevo en la cazuela (estupenda para esto la de hierro colado de Le Creuset) y añadimos el vino tinto. Dejamos que reduzca. Mientras tanto, en una sartén, pochamos las zanahorias, chalotas y cebollas en juliana. Cuando el vino esté aproximadamente a la mitad, añadimos las verduras pochadas a la carne y cubrimos con el fondo. Aromatizamos con la vaina de vainilla. Dejamos cocer a fuego suave hasta que las carrilleras estén bien tiernitas, vamos probando. Cuando estén, las sacamos del guiso y trituramos el jugo con las verduras, pasándolo por el chino. Reducimos la salsa hasta que alcance la consistencia que más le guste a cada uno.



Hay que tener mucho cuidado con la sal, porque con las reducciones sucesivas, las sales presentes en los alimentos se van concentrando. Nosotros no añadimos sal ni al fondo ni a la salsa, sólo a las carrilleras antes de dorarlas y a las verduras al pocharlas y quedó bien.


Como acompañamiento seguimos la sugerencia de Abraham García en su libro sobre casquería “De tripas corazón” que en su receta de carrilleras (es su caso de cerdo) comenta que un buen acompañamiento es pasta fresca.

La receta de pasta fresca es muy sencilla: 100 g de harina de trigo duro por cada huevo. Amasar, dejar reposar 30min y dar forma con la máquina o los muy habilidosos, a mano, con el rodillo. Cocer unos 2 min en agua con sal.


Servimos las carrilleras con su salsita y la pasta salteada con unas setas. No hizo falta ni fregar los platos!!!

Evidentemente, no es una receta para hacer todos los días, pero podemos hacer una buena cantidad y congelar. Y quedamos de lujo si hay invitados!!!



viernes, 24 de abril de 2009

Lentejas con foie



Vamos con una receta que a mi me encanta, partimos de un buen guiso, unas lentejinas muy ricas y las redondeamos con uno de esos productos......no se como definirlo, poner vosotros el adjetivo, el FOIE, llamado oro rosa por algunos, que en este caso le va como anillo al dedo.
El foie es un mundo, si no fuera por su elevado precio estaría todo el día haciendo prácticas con él :-)
Es lo más sencillo del mundo, la receta es simple simple, yo las hago así, pero seguro que se pueden hacer mucho mejor, están de muerte.
Empezamos con unas lentejinas guisadas a fuego lento, con las verduras enteras porque luego las trituraremos, y al final, cuando las tengamos ajustadas de sabor y consistencia añadimos el foie y listo.
Yo uso estas lentejas, me van muy bien, y tienen una rcp muy buena, este paquete de medio kilo me sale a 1,05 € en el corte inglés.



Empezamos poniendo en una olla las lentejas (unos 300 gr), medio pimiento rojo, medio verde, dos zanahorias peladas, una cebolla hermosa o dos pequeñas, una hoja de laurel, una cabeza de ajos abierta por la mitad con piel, una patata y un nabo pequeño, unos granos de pimienta, un hueso de jamón, un buen viaje de un buen pimentón de la vera, un pelín de sal (cuidado con lo que aporta el hueso de jamón), cubrimos con agua fría, un chorrín de un buen AOVE y fuego fuerte hasta que empiece a hervir y bajamos a fuego bajo bajo.
Bueno, las proporciones de las verduras van a gusto del consumidor, aparte del sabor que aporta cada verdura, tambien nos cambiara mucho el color de nuestras lentejas, vosotros veis lo que echais.



Estas lentejas, aunque aquí entra el gusto de cada uno, son más bien espesas, si os pasáis de agua luego quitáis y ajustáis, no pasa nada.
Dejamos guisar a fuego lento, de vez en cuando movemos un poco la olla, no revolvemos con cuchara ni con nada, cogemos la olla con las manos y la meneamos un poco circularmente.
Yo no remojo las lentejas el día anterior, así que depende de si las ponéis a remojo y de la dureza del agua que uséis tardaran más o menos, yo usé agua mineral.
Las lentejas se nos harán antes que las verduras, así que las sacamos a ellas solas, reservamos y limpiamos de pieles y demás.



Ahora tiramos el laurel, el hueso de jamón y los ajos con las pieles y seguimos cociendo las verduras en el caldo de las lentejas hasta que estén listas, momento en el que las apartamos del caldo.



Trituramos perfectamente todas las verduras, si queréis con un poco de caldo de las lentejas y reservamos.



En una sartén doramos despacín unos dientes de ajo en un poco de AOVE y cuando estén listos añadimos las verduras trituradas, damos unas vueltas y añadimos a nuestras lentejas que ya tendremos ok de sal y demás.
Aquí movemos un poco la olla para integrar todo bien, cuidado con las cucharas y demás, movemos tipo pil pil.
Conviene haber reservado un poco de caldo para añadir ahora si nos quedaron muy secas al mezclar con las verduras.



A mi me sobro bastante caldo, así que lo reduje mucho y quedo potente potente.
Las dejamos reposar un poco.
Ahora toca trabajar con el foie, a los que lo conocéis y trabajasteis con el nada, ya sabéis como va el tema y lo juguetón que es el foie, a los que no, cuidadin, con el fuego se derrite cagando melodías.
Lo hacemos muy básicamente, sartén al fuego fuerte, sin aceite ni nada, ya tiene bastante grasa el amigo jeje, vuelta y vuelta, ya lo veis vosotros, es normal que una parte se derrita y se convierta en liquido, y que liquido!!!!!!!!!!
Ah, se me olvidaba, hacer el foie en una plancha, en un bloque, y luego lo cortamos en dados una vez hecho.
Esto lo añadimos a las lentejas en el momento de servir y el foie derretido también, unas escamas de maldon y unas gotinas de un aceite de cardamomo muy prestoso que tengo y a disfrutar :-) solo falta abrir un buen vino y prepararse para disfrutar de un buen rato.
Espero que os preste y que os animéis a probar, el foie es caro, pero se usa muy poco, así que es asequible, y el resto del plato es muy económico.
En el rincón del gourmet lo venden envasado en tacos de 60 gr y sale cerca de 5 eur.
Tampoco conviene abusar del amigo foie porque......digamos que es un poco graso jeje.
Pd.: Sois unos cabronazos, mira que horas y mañana toca madrugar jeje




sábado, 18 de abril de 2009

Tarta 3 chocolates



Vamos con otra llambionada, fácil fácil y apta para las dietas más rigurosas jeje.
En este caso también tiré de archivo fotográfico y no tengo fotos detalladas de los distintos pasos, pero ya viereis que fácil es.
Es muy típica, muchos la conoceréis, es muy simple, pero queda muy resultona y aparente para gente que no busca ese plus en los platos.
La estructura de la tarta es una base de galleta y 3 capas de chocolates, negro, con leche y almendras y blanco.
Para hacer la base pulverizamos 250 gr de galletas maría o las que os gusten, hay unas digestive por ahí que quedan de lujo, cuando estén totalmente pulverizadas, como harina, añadimos 50 gr de avellanas igualmente pulverizadas y 125 gr de mantequilla derretida, mezclamos bien hasta que este todo perfectamente integrado, extendemos bien en un molde desmoldable, grande, de unos 28 cm, si no tenéis tan grande hacer dos tartas o reducir cantidades a la mitad, apretarlo bien contra el fondo del molde, con las manos o con lo que sea, bien apretadín.
A la nevera a enfriar y coger cuerpo.
Empezamos con la primera capa, la de choco negro, aquí ni que decir tiene que cuanto mejor choco uséis mas rico estará, lo podéis usar con el % de cacao que queráis, depende de lo chocolateros que seáis y de lo que os querais gastar, yo personalmente creo que es tirar el dinero gastar aqui chocolate bueno, con la cantidad de guarradas que lleva ni se nota jeje.
Cogemos una olla y ralláis 200 gr del choco negro, añadimos un sobre de cuajada royal, 50 gr de azúcar, 250 de nata y 250 de leche entera.
Cocinamos a fuego medio-alto unos 10 minutos sin parar de revolver, cuando esté listo lo echamos sobre la base de galleta que teníamos.
Dejamos todo unos 4 minutos a temperatura ambiente para que se vaya el primer calor y lo metemos al congelador hasta que acabemos con la segunda capa (que nos llevará unos 10 minutos).
Vamos con la segunda capa, en este caso de choco con leche y almendras, procedemos igual que antes, rallamos y pulverizamos el choco, si no tenéis con que pulverizar las almendras y tal, pues lo rayáis normal y usáis choco con leche normal, sin almendras, y el resto igual que antes.
Cuando lo tengamos lo añadimos encima de la capa de choco negro, la cual ya habrá cuajado y nos aguanta bien, unos minutos a temperatura ambiente y al congelador.
Cuando lo volqueis sobre la capa de choco negro, esta ya estará compacta y medio fría, pero si lo añadimos de golpe nos cargamos la capa negra, así que lo añadimos despacio y delicadamente.
Lo mismo con la capa de choco blanco.
Y lista, ya la tenemos, a la nevera hasta la hora de comer que la desmoldaremos justo antes de servir porque es muy sensible a la temperatura, y si la dejas fuera de la nevera las capas empiezan a deslizarse unas con otras.
Ahora la decoráis como queráis, en este caso era un cumple jeje.
Yo alguna vez hago minitartas en moldecitos de ración, queda muy chulo, además se puede congelar perfectamente y ya tenemos postre para alguna comida.
Espero que os preste, y no os acostumbréis a lo fácil eh????????
Y la última de verdad, las fotos son mas bien malejas ademas de improvisadas y no hacen justicia a como queda la tarta, y ese liquidillo que sueltan los lacasitos no es nada recomendable para la salud jeje.
El próximo post haremos algo rico rico, que ya toca ;-)
Ah, y antes que alguien me diga algo, ya se que el video está fatal hecho jeje.




viernes, 10 de abril de 2009

Arroz meloso con llámpares


Vamos con una receta para gente que le gusten las emociones fuertes, este es un plato sobre todo SABROSO, sabor puro, no lleva sal, y para algunas personas será "demasiado" potente, a mi, ni que decir tiene, que me gustó mucho jeje.
Antes de nada hay que ir a coger unas llamparas, si no, las compráis y que dios os pille confesaos (que hago yo nombrando a ese señor...?????)


Estas son 1 kilo e hice un arroz para 4, para 4 fartones jeje.
Si las cogéis procurar coger las mas alejadas de la arena, tendrán menos arena, y a ser posible sin algas y demás, que luego para limpiarlas es un coñazo.
Las ponemos en agua fría con sal, y le cambiamos el agua varias veces y la última vez las dejamos una hora o dos en el agua.
Les limpiamos bien las cáscaras y reservamos.

Si tenéis algún fumet hecho y congelado lo usáis, si no hacemos uno.
Yo hoy hice uno con un par de andaricas, un poco de pescado de roca que tenía congelado, una cabeza de pixin y una de merluza, un poquito de todo jeje, ah, y por supuesto las correspondientes verduritas, quedó muy rico y potente, no usé nada de sal, lo reduje a 1 litro más o menos.

Abrí las llamparas en una olla con un poco de agua con sal, para ello pones el agua a hervir, un poco antes de que hierva salas (si salas antes el agua tarda más en hervir, al añadir sal al agua aumenta el punto de ebullicion), a unos 80º, metes las llámparas y das unas vueltas, pronto se empiezan a desprender las cáscaras, tiramos las cáscaras, separamos los cuerpos y los metemos en agua con hielo para cortar la cocción, y reducimos y reservamos este agua, habrá que desespumarlo varias veces.




En una olla con un poco de AOVE pochamos unas verduras, ajo, chalota, puerro, pimiento rojo y verde y un poco de cebolla, bien pochadín, añadimos salsa de tomate y cuando esté listo, medio chorizo pelado, sin tripa y desmenuzado, rehogamos con las verduras y añadimos parte de los cuerpos de las llámparas, la mitad más o menos, damos unas vueltas a todo, y mojamos con medio litro de sidra natural, guisamos a fuego fuerte, hasta que reduzca a menos de la mitad.



Añadimos a esto el agua de cocer las llámparas que teníamos reservado y reducido, y volvemos a guisar.
Ahora cogemos la mitad de esta preparación más o menos y la pasamos por la turmix junto con el resto de cuerpos de llámparas que teníamos reservadas (nos guardamos unas pocas para adornar) bien bien trituradas y volvemos a añadir al guiso de llámparas.
Ya tenemos listas las dos preparaciones, por una parte el guiso de llamparas que estará bastante espesin y por otra parte el fumet de pescado, potente y sabroso.
En el guiso de llámparas tendremos verduras y alguna llámpara entera.
Ahora en una sartén grande o en una paellera en un poco de AOVE pochamos un poco de ajo y chalota, añadimos el arroz y damos unas vueltas, y ahora vamos a ir añadiendo las dos preparaciones que tendremos en todo momento calientes al fuego.
El guiso de llámparas es bastante espeso, así que hay que ir jugando con las dos preparaciones.
En primer lugar añadimos al arroz una garcilla de llamparas guisadas, damos unas vueltas, y añadimos otra, estamos a fuego medio-alto.



Luego una de fumet, y así vamos alternando y revolviendo cada poco tiempo.
Cuando el arroz esté listo añadimos un poco de parmesano de calidad y cuando esté bien integrado, las llámparas que teníamos reservadas y montamos el plato.



Ya está, puede parecer un poco largo y laborioso, pero si tenemos el fumet hecho con anterioridad no lleva tanto tiempo.
Yo quería haberle puesto al plato una loncha de jamón de mangalica, pero nos lo acabamos ayer jeje.
Y ahora varias cosas, las llámparas son un poco delicadas de trabajar, por la dichosa arena y la textura que les queda.
Estas las cogí yo y las conozco bien, así todo siempre hay que colar perfectamente, a poder ser con un trapo para que no pase la arena.
Este plato no lo hice en mi cocina, así que me faltaban algunos cacharritos, pero bueno, con voluntad y amor todo es posible jeje, aunque oye, uno fuera de su cocina está perdido eh????
os pasa a vosotr@s????

Ahora un poco de info de las llamparas, siempre interesante:
" Las llamparas, llampares o lapas, muy abundantes en todo el litoral rocoso asturiano son los mas conocidos miembros de la familia PATELIDOS. Carentes todos ellos de operculo y con una concha conica surcada de estrias, constituyen uno de los grupos mejor adaptados a la vida en la zona de mareas.
Solidamente fijadas a la roca, las llamparas soportan la marea con la concha ligeramente levantada: cuando se intenta separarlas de la roca, se aferran mas fuertemente a la misma ayudadas por la forma de su pie, el cual crea una depresion en el centro actuando asi como una ventosa.Cuando una lapa se fija por primera vez a un lugar en la roca ya no la abandonara nunca. Durante la marea alta deja su residencia para iniciar lentos desplazamientos en el transcurso de los cuales se alimenta con ayuda de su radula. Como las llamparas vuelven a su lugar de residencia es aun hoy un misterio.
Tres son las especies de llamparas asturianas. La mayor es la llampara comun,Patella Vulgata, de concha gris-verdosa en su interior.Patella Intermedia posee unos radios marginales claros en la concha y sus tentaculos blancos contrastas con el pie oscuro.Finalmente se encuentra la llampara blanca, Patella Aspera, que es menos abundante: el interior de su concha es blanco; habita en zonas bajas de marea.
Las lapas han sido objeto de consumo en nuestra region, donde se comen incluso crudas, desde los tiempos prehistoricos, tal como atestiguan los restos fosiles encontrados en el yacimiento de La Riera (Llanes), perteneciente al periodo conocido como Asturiense y que data de hace 8.000 o 9.000 anos, o los mas antiguos de la cueva de "Tito Bustillo".


Y una última cosa, hoy fuimos a cogerlas a un sitio que era como un santuario de llamparas, había muchísimas e increiblemente grandes, signo de que llevaban allí muchísimos años, hoy volví por allí y por desgracia, aunque sea una playina que solo se descubre a marea baja, estaba casi pelada, no veas para coger un kilo, me dio una pena....me preguntaba todo el rato porque sería, hasta que levante la vista y vi una "maravillosa" senda que pasaba por arriba y que desconocía.
Moraleja, si vais a coger cosillas a los pedreros no arraseis con todo por favor, si pelais una roca no crecerá más en ella nada, no se reproducirán y nos quedaremos sin estas maravillas que nos da nuestro cantábrico.


Este vídeo es un pequeño homenaje que hago a un deporte, a mi deporte, el cual me hizo como soy y me enseñó tantas cosas y valores que sin él jamás hubiera aprendido, y sin duda aconsejo practicar a todo el mundo, y en especial a l@s niñ@s.
pd.: la música no me gusta jeje


martes, 7 de abril de 2009

Asador el zaguan


Bueno, voy a enfrentarme a una ardua tarea.
No me apetece demasiado hacer este post, en general cada vez me apetece menos escribir sobre restaurantes.
El motivo es que hace bastante tiempo que no salgo satisfecho de uno, tal vez pongo el listón muy alto, no lo se, la cuestión es que no me sorprende nada y que salgo con cierto "vacío" siempre y la sensación de haber pagado un dinero por algo que, para mi, no lo vale.
No encuentro el sabor que busco, la sinceridad y la esencia de los alimentos, y cada vez soy más feliz cocinando y comiendo en mi casita.
Con este post no quiero decir que en el zaguán no se coma bien ni mucho menos, si no que salimos a 45 eur por persona y me quedé con cierto vacío, mucha gente de la mesa salió encantada con todo, así que no tengáis demasiado en cuenta la opinión de este fartón en crisis gastroexistencial.
Vamos el tema, no cabe duda que es un sitio precioso, todo allí está a la altura.
Es una especie de casa antigua, perfectamente rehabilitada, con un patio en su interior cuyo suelo es de cristal y se observa como debajo del suelo hay unas galerías subterráneas, tipo bodega o algo así.
El sitio está precioso puesto, a la altura de muchos restaurantes de "más nivel", el comedor de piedra, muy chulo todo.
Teníamos reserva, había reservado en no fumadores, y nos sientan en fumadores, los más fumadores de todo Gijón encima, no dije nada por el resto de la mesa, y allí nos quedamos entre la fumareda, error muy grave para una persona que odia el tabaco.
Nos sentamos, mesa amplia, eramos 6, vajilla, cristal, cubertería, mantel, todo a la altura.
Era domingo, 14:30 horas, cimadevilla, día precioso y el comedor a tope, 2 camareros, uno bueno y otro no tanto.
Nos decidimos, pedimos y tardan bastante en servir los primeros, un fallo del cual, junto a otros, se disculparía al final de la comida el camarero "bueno".
Una vez que arrancaron y trajeron los aperitivos todo fue con un buen ritmo, sin esperas entre plato y plato, pero les costó arrancar jeje.
De aperitivo de la casa nos trajeron una ensaladita muy prestosa de oricio crudo y manzana ácida, estaba muy rica, diversas hojas, canónigos.



De entrantes pedimos una parrillada de verduras, ración un poco escasa, aunque esto sea subjetivo, y demasiado "aceitosa", la verdura había absorvido demasiada grasa, la berenjena había agotado ya su capacidad de absorción jeje.
Al triguero le faltaba la plancha y el brocoli estaba excesivamente blando, muy cocido y tampoco tenia golpe de plancha, resumiendo, una castañeta de verduras jeje.



Una quiche de oricios y puerros
sin duda la quiche más rica que comí nunca, me gustó mucho, muy currao, nada de natas y demás, aunque técnicamente no sé si se le puede llamar quiche jeje.



Unas croquetas de queso azul
técnicamente muy buenas, rebozado perfecto, temperatura y demás, pero carentes de sabor (para mi gusto). Textura muy atractiva, sin llegar a ser líquidas ni mucho menos, más ligeras de lo normal.



Yo pedí chuletón, antes pregunte por el, me dijeron y confirmaron que solo trabajaban con carne de buey, y que el chuletón andaba por el kilo, de 900 a 1100 gr con hueso.
Voy a empezar a dejar de pedir chuletón, no entiendo que pasa, hace relativamente pocos años me comía unos chuletones que daban miedo, y ahora hace mucho tiempo que "no saben".
Perfecto de punto, pero si lo hacen a la parrilla no deja la huella en la carne, o es muy suave o deberían cambiar el combustible de la parrilla.
Creo que fueron demasiado optimistas en el peso anunciado del chuletón, tenia muy poco hueso y desperdicio, con la consiguiente poca perdida que supone, asi que de cerca del kilo nada de nada.
La carne correcta, como todas últimamente, plana, sin potencia, parecía ternera, tierna eso si, pero joder, pa que tengo los dientes......???? dámela dura y sabrosa ;-)



Por la mesa hubo varios platos mas.
Arroz con bacalao y pulpo
Buen bacalao, muy sabroso, no tanto el arroz, el pulpo....que decir del pulpo, mejor no diré nada jeje, le damos el aprobado.



Solomillo de buey
Buen solomillo, perfectamente de punto dadas sus dimensiones, mas sabroso que el chuletón, este día no acerté jeje, plato de calidad. Es igual que el de foie con px pero lo traen solo, no hay nada mas en el plato.

Solomillo de buey con foie al px.
Igual solomillo que el anterior, con un poco de foie plancheado y una salsina hecha con la propia grasa del foie y px, tipica.



Lomos de bacalao a la parrilla braseado con aceite de oliva
No lo probé jeje, pero de parrilla no se....



Salteado de solomillo de buey con boletus.
correcto



De postres,
meloso de chocolate, no cabe duda de que es un postre para chocolateros de verdad, fuerte, acompañado por unas bayas tremendamente ácidas y helado de ese de nata con cachinos de chocolate, straciachela o como se escriba.



milhojas de arroz con leche
muy rico, calentín, arroz con leche muy espeso y rico, y unas laminas de hojaldre, el mejor postre de la mesa para mi.



babaroisse de turrón
correcto, muy sabroso y típico a la vez.



Esto y cafés, dos botellas de Tamaral de 16 eur cada una ,varias de agua, por cierto, fuensanta edición limitada, 264 eur para 6 personas, a 44 por cabeza.
Cada uno que juzgue si le parece caro, barato o si le llama o no, es un sitio en el puedes estar muy agusto, un día con menos gente o más camareros seguro que el servicio es bueno, el sitio es precioso y esta lleno de buenos detalles por todas partes.
Ah, de ese patio que os hable sale todo, es decir, sale una puerta para los baños, esta una barra para tomar algo, acceso a los comedores, y la cocina, con una puerta transparente y por la que los cotillas como yo pueden observar como trabajan los profesionales.
Es un sitio al que volvería, y mas habiendo hablado mickelson como lo hizo en su blog







miércoles, 1 de abril de 2009

Quesada con valles del oso




Bueno, antes de nada pediros perdón por las pocas y malas fotos de este post, no estaba previsto, pero hoy me encontré las fotos y me acordé de lo riquísimo que estaba y pensé en ponerlo porque es tremendamente fácil de hacer y el resultado es muy bueno.
Además digamos que estamos cuidándonos un poco y muy liado últimamente, así que hasta que no tenga un poco de tiempo para encerrarme en mi amada cocina a echar horas y hacer algo rico pues os pongo esta recetilla de un postre que es muy prestosa.
Necesitamos un buen requesón y crema de valles de oso, huevos (si son pata negra mejor), azúcar, mantequilla y canela.
Yo usé las siguientes proporciones:
-- 400 gr de requesón
-- 150 gr de crema valles del oso
-- 2 huevos grandotes y una yema
-- 125 gr de azúcar
Empezamos pisando con un tenedor el requesón, bien pisadín, cuando este lo mezclamos con la crema valles del oso, cuando este mezclado añadir 75 gr de azúcar y miel al gusto e integrar todo bien.
Batimos bien los huevos y la yema, con las varillas, que quede muy "aireado", blanqueamos con 50 gr de azúcar, si es glass mejor, y canela en polvo al gusto.
Mezclamos las dos elaboraciones, con cuidado y movimientos envolventes.



Untamos un molde desmoldable con mantequilla, vertemos en él la mezcla final y al horno a 150º una hora, con ventilador si es posible.
Ir controlando no se vaya a quemar la superficie, si eso poner un poco de papel albal en la superficie.
Al salir del horno está un poco hinchada, luego baja, se compacta, pero queda increiblemente jugosa.
Facilona y muy rica :-)