Seguir por email los post

sábado, 20 de febrero de 2010

Patatinas guisadas con picadiello


Seguimos con la cocina doméstica, rica,fácil y de diario.
Este es un guiso que me encanta, en uno de esos días fríos de invierno, bien calentín, se convierte en algo maravilloso.
Además, con "poca" cantidad de picadillo, la que te comerías frita con un par de huevos y unas patatas fritas, te haces un pedazo guiso con el comen varios días varias personas, al final hasta adelgaza, como las pastillas de la tele jeje.
Bueno, vamos al tema, es muy fácil, lo mas importante, fuego lento, buenas verduras y buen picadillo.



Yo usé puerro, zanahoria, ajo, cebolla, pimiento verde, rojo y tomate.



Lo cortamos todo excepto el tomate y a la olla en la que como siempre habremos puesto un hilo (un hilo de verdad, nada de cantidades excesivas de aceite, sobra con un hilín) del mejor AOVE, salamos para que la verdura suelte el agua y tapamos, fuego medio.



Dejamos hacerse las verduras, bastante rato, tienen que soltar bastante agua, en esta foto de arriba se ve un poco, eso es el agua que van soltando las verduras y que van a dar un toque especial al guiso.
Cuando las verduras están medio listas añadimos el tomate cortado en cuadradinos pequeños, yo lo pongo con piel y pepitas, y dejamos guisar otro poco.
Cuando esté todo listo mojamos con vino blanco, un buen chorro, y subimos el fuego para que hierva, el vapor tiene que dejar de oler a vino, a alcohol.



Bajamos un poco el fuego y añadimos nuestro picadillo, en esta ocasión casero, lo hace con sus propias manos mi amigo Castrillo, esta tremendo, impresionante.



Dejamos que el picadillo haga su función y suelte lo suyo, las bondades que tiene dentro.
Añadimos nuestras patatas chascadas, no cortadas, para que suelten mejor el almidón y engorde el caldo y damos unas vueltas, yo lo dejo todo tapado unos 5 minutos, luego lo cubro con agua caliente y a hacerse a fuego lento, es el momento de salar, yo no salo nada, sólo a las verduras al principio, el picadillo da mucho sabor.



Cuando las patatas ya casi están hechas destapo el guiso y subo el fuego a tope, que hierva a borbotones, así la patata con el baile desenfrenado engorda mucho el caldo y adquiere una textura que a mí me encanta.



Y ya está, mucho mejor dejarlo de un día para otro, esta mucho más rico al día siguiente de hacerlo.
Fácil fácil como veis y rico rico.



A much@s os sonará esta canción por cierta serie televisiva, aunque se puso ahora de "moda" ya tiene unos añitos.

domingo, 14 de febrero de 2010

Arroz con verdurinas y "curry" casero


Vamos con otra recetina de diario y facilona, si os gusta la comida especiada, os gustará.



Empezamos pochando nuestras verduras, en este caso puerro, zanahoria, ajo, pimiento verde y rojo, yo no lo pocho mucho pero las dejáis a vuestro gusto, tened en cuenta que en la cocción del arroz también se hacen más.
Cuando estén pochadas pongo un poco de vino blanco y cuando evapore añado salsa de tomate.



La hice con una lata de esas de tomate troceado, viene el tomate crudo, troceado y con bastante líquido.
Pues lo arreglo un poco, un hilo de AOVE, salpimiento al gusto y un chorrín de brandy o lo que os guste y a reducir, cuando esté lista añadimos a nuestras verduras y dejamos guisar todo junto unos minutos.



Añadimos el arroz a este guiso de verduras y dejamos que el arroz absorba un poco.
Ponemos el agua, salamos (poco porque pondremos muchas especias) y nuestras especias.
Yo tengo unas que compro en el club del gourmet del corte ingles, "onena".
Pongo mostaza, cúrcuma, cayena molida, cilantro, varias pimientas, un poco de azafrán, nuez moscada, jenjibre, un puntín de nada de canela, comino y ya no me acuerdo de más, pero alguna más pongo jeje.
Yo lo pongo a ojímetro, más o menos ya tengo pillao como me gusta, no os queda otra que ir probando.
Damos unas vueltas suavemente al arroz para que las especias se disuelvan bien por el líquido y dejamos cocer tradicionalmente.



Yo, al empezar a cocer el arroz, pongo unos trozos de tomate encima porque me gusta mucho como queda.

Aquí a media cocción.



Como "guarnición" y aunque tal vez no sea lo mas apropiado para este plato de sabores y emociones fuertes, pero hice una cosa que me gusta mucho.



Con las raíces y las hojas verdes del puerro vamos a hacer algo original.
Las raíces las limpiamos bien y las secamos perfectamente, las freímos en aceite de girasol muy caliente, unos segundos, las sacamos a papel secante para quitar el exceso de aceite y salamos ligeramente.
Con las hojas verdes igual, cortamos en juliana fina y freímos igual, papel secante y salamos.



Estos dos cosas son originales y de sabor muy fuerte, sobre todo las raíces, a mi me gusta mucho y quedan muy bien con muchos platos distintos.


Pues ya está, cuando nuestro arroz esté listo, lo emplatamos y a zampar que enfría :-)
Se hace muy rápido, mientras pochamos las verduras preparamos la salsa de tomate, luego se usa agua en vez de algún fondo, mientras cuece el arroz hacemos el "desperdicio de puerro", así que no hay disculpa.
Para mi, el éxito del plato está en la proporción de especias, el puntín de picante también es básico.



Espero que os guste.



miércoles, 10 de febrero de 2010

Restaurante Jose's



Hace ya bastante tiempo vi en el programa el gusto es mio de la TPA a este cocinero, José Antonio Alonso González, ya no me acuerdo que hacía en directo pero me gustó mucho como cocinaba, lo que decía, lo que opinaba, me cayó muy bien y me quedé con ganas de ir a comer a su casa.
Desde entonces y por diversos motivos fue pasando el tiempo sin ir y por fin el otro día tuve la oportunidad.
Mi impresión de aquel día viendo la tele fue acertada, aquí se come bien y hay cocina.
Tiene un menú del día muy bueno, con una grandísima relación calidad-precio, son 10 euros más o menos y se come realmente bien por ese precio.
Eramos 4 personas, todos teníamos pensado pedir de carta pero al cantarnos el menú, 3 personas se decidieron por él, yo mantuve mi idea de probar su cocina en serio y un poco más a fondo.



Empezaremos por el pan, una sabrosa pequeña hogaza de pan de harina de maíz, si te gusta esta harina buenísimo, a mi me gusto mucho.
En primer lugar hablaremos de los menús del día y luego pasamos a lo mio.
Son 3 primeros y 3 segundos, en esta ocasión se decidieron por una ensalada de nombre que no recuerdo y un arroz con calamares.



Ensalada
En una palabra, riquísima y prestosísima.
Unas hojas de lechuga, sin agua, fresquísimas y crujientes, unas tiras de beacon perfectamente crujientes, una especie de salsa americana muy lograda, una vinagreta de frutas que era un espectáculo y un muy muy buen aceite de oliva, todo ello coronado por unos cubos de manzana super frescos, como recién cortados.
Una ensalada muy fresca, divertida, sin excesos, de las que no se suelen ver en los menús del día de 10 euros jeje, me gustó mucho.



Arroz con calamares
Otro plato perfectamente hecho, tradicional, calamar de calidad y sin excesos de punto.



Sartén de huevos, patatas, jamón y queso.
Una sartén muy prestosa y divertida, poco que decir que no se vea en la foto, todo estaba bien. Huevos caseros y con puntilla los dos jeje



Jamón guisado con patatinas.
Sólo dos palabras, bien guisado.



Fritos de merluza
Riquísimos, yo nunca los habría pedido porque me suelen dar miedo, siempre es peligroso lo que se puede esconder bajo ese rebozado.
En este caso me hubiera equivocado, una merluza buena, fresca, en su punto perfecto, fritos en oliva, de nuevo impropios de un menú de 10 euros.



En los postres hubo quórum, brazo de gitano.
Casero que no es poco y muy rico.



Yo de primero y tras consultar con la mujer de José que se encarga de la sala, me decidí por media de calamares frescos, según ella muy buenos y que no me arrepentiría de haberlos pedido.
En efecto, unos muy buenos calamares, desde luego ya no vuelvo a Tazones a comerlos y a pagarlos, estaban impresionantes, buen calamar, terso, sabroso, potentes y perfecta fritura, mínimo rebozado, geniales.
Era media ración, a mi entender muy abundante.




De segundo me decidí por el bacalao con changurro de centollo y pil pil de calabaza.
No suelo pedir nunca bacalao porque me parece la calidad del mismo bajo muchísimo, que no hay producto.
Este estaba muy bien, en su punto perfecto de salado y de cocción, poco hecho, perfecto.
Una base sabrosísima de centollo, era poca cantidad, la justa porque era tremendamente sabroso.
Cubría todo un pil pil muy ligero y emulsionado de calabaza, muy suave, el natural puntín dulce de la calabaza iba muy bien con el salado del bacalao.
Venía emplatado en una pizarra negra, el único pero del plato era un exceso de agua que no se si venía del bacalao o, me inclino más por este punto, del pil pil al bajarse.
No molestaba en exceso pero al final acabo llegando al mantel.



De postre me decidí por el tocinillo con helado de leche merengada.
Poco que decir, tocinillo muy rico, aunque tiene poco merito, con esa cantidad de yema y azúcar hacer algo mal ya es difícil jeje.

Después de traer mi postre y por cortesía de la casa, nos ponen en la mesa una tarta de arroz con leche y los bomboninos esos, nos dijeron que era para que la probáramos, que estaba muy rica, y tanto que estaba, un muy buen arroz con leche con unos cachinos de pera muy suaves y prestosos, me gustó mucho.




Tienen zona de fumadores y no fumadores perfectamente delimitadas.
El restaurante es un poco clásico, digamos que tira más a cafetería bien puesta que a restaurante propiamente dicho, el servicio es correcto.



Por la experiencia que tuve y lo poco que puede ver de su cocina me quedé con la impresión de que trabajan buen producto y que hay mano en la cocina, creo que es un sitio que puede dar mucho de si y donde se puede disfrutar comiendo.
El menú creo que es el mejor que conozco, un precio genial, buena calidad, buen aceite, buena cocina, por 10,50 euros, donde está el truco???? creo que en el vino del menú, un viña chechu de Avilés que quema hasta las tuberías de cobre jeje, el agua es cojonuda eso si, una botella de cristal de las de"lujo".
De carta ya sube el precio, no es barato, pero yo cuando pueda volveré a seguir conociendo esa cocina porque me da que se puede disfrutar mucho en Jose's, cosa que ultimamente no me suele pasar.
Pagamos por todo esto, 3 menús del día y lo mio más cafés 64 euros, todos comimos muy bien, yo mejor jeje
Os pongo unas fotos de las cartas, fuera de carta y dependiendo de lo que entre en rula te cantan más platos.


Y acabo con lo que para mi y sobre todo para mis acompañantes fue lo peor de la comida y del restaurante.
Los platos de los menús no salen emplatados de la cocina, tu tienes tu plato vacío en la mesa y el camarero sale de la cocina con una bandeja llena del plato que sea, fritos de merluza, carne guisada, arroz etc etc.
Se pone a tu lado y procede a echarte en tu plato, con una cuchara de dimensiones más bien justas.
Al final esto se alarga demasiado y entre eso y que el camarero te anima a que digas ya vale pues acaba violentando al comensal y acabas diciendo que pare ya de echar.
En una ocasión, uno de mis acompañantes no le dijo al camarero que parara de echar y el empezó a preguntar cada poco, ya??? ya????
Me daban ganas de decir, tu echa joder hasta que te digan nada coño, si no trae emplatado lo que consideréis y punto, pero si traes una bandeja para una persona pues echa y no incomodes a la gente, ese detalle no me gustó nada y me gustaría que cambiasen este sistema.
No se si es práctica habitual o fue nuestro camarero pero en mi opinión no es un buen sistema, además por ejemplo, los fritos de merluza estaban recién hechos, y se fue de vuelta para la cocina media bandeja con la consecuente pérdida de calidad, eran ya las 15:40 horas y eramos los últimos comiendo.
No se si dejé claro el motivo de mi crítica, quizás no me haya expresado bien, no son las palabras del típico fartón gorrón que quiere que le llenen el plato, entre lo mucho y lo poco hay un término medio y creo situarme ahí.
Y nada más, si alguien va y se anima que nos cuente a ver si mis impresiones son acertadas o no


miércoles, 3 de febrero de 2010

Bacalao a mi manera



Me quedaban unos hermosos y riquísimos pimientos del piquillo confitados del otro día y me apeteció hacer algo de bacalao con ellos.
Me puse a pensar en que más cosas ponerle y se me ocurrieron dos cosas más que a mi me gustan muchísimo, la cebolla caramelizada y la yema de huevo.
Así que con estos 4 ingredientes hicimos un plato que aunque está más feo que un demonio emplatado (hoy no me apetecía comer frío jeje) quedó riquísimo, se hace bastante rápido y si os gustan los ingredientes está muy rico.
Compré el bacalao más barato que encontré, tenía que ser desalado porque lo quería hacer para cenar y encontré en el alimerka estos dos lomos enanos desalados y baratísimos, menos de 3 euros, son una castaña pero nos arreglaron la cena :-)
Bueno, entonces ya tenemos nuestros pimientos del piquillo confitados y nuestro aceite de confitarlos, si, aquel que os dije que guardarais como oro en paño, ese.



Cortamos bastante cebolla en juliana para que caramelice primero y la ponemos en una sartén u olla con un poco de sal y tapada, que suelte todo el agua, cuando esté bien bien pochada, destapamos para que vaya caramelizando, al final estar pendientes de darle vueltas cada poco por si se pega, esta cebolla casi es el secreto del plato, así que merece la pena prestarle la atención que se merece.



Ponemos en un cazo, sartén o lo que consideréis nuestro bacalao con la piel para abajo y cubierto del aceite de confitar nuestros piquillos, lo ponemos a calentar, vamos a confitarlo.
En estas piezas que tengo es imposible hacerlo bien, son una castaña y no queda bien, pero si lo hacéis con un bacalao de calidad, unos lomos hermosos lo veréis perfectamente cuando esta, las lascas se empiezan a separar, se ve bien.



Lo suyo es hacerlo con un termómetro, por ejemplo en ikea lo hay y cuesta unos 10 euros creo.
El aceite no debe pasar nunca de 65º y lo tenéis ahí hasta que veáis que está, depende del tamaño del lomo, pero unos minutos.
Yo en esta ocasión hice unos huevos poché al vapor, pero mejor escalfados, ya sabéis en agua con un poco de vinagre y sal, lo ponéis con mucho cuidado, mejor desde una taza para hacerlo más delicadamente.
Yo los hice de esta forma porque me gusta mucho el gusto que les da el aceite, la sal y la pimienta, pero hoy no me quedaron nada guapos pa la foto y no tenía tiempo para maquillarlos jeje.



En una pequeña taza o similar forráis la base de papel film, lo engrasáis con unas gotas de AOVE y lo esparcéis bien con los dedos, ponéis el huevo, sal, pimienta al gusto y unas gotas del mejor AOVE que tengáis, cerramos nuestros paquetitos y lo hacemos al vapor, pocos minutos, vais mirando, se esparraman un poco pero no pasa nada, si queréis darle forma los metéis dentro de un molde con la forma que queráis, redondos, cuadrados, corazón etc...



Ya casi tenemos todo, falta nuestra salsa.
Antes de nada deciros que me muero con esta salsina, está espectacular.



En el aceite en el que confitamos el bacalao (el que teníamos a su vez de haber confitado solo pimientos) y en el fondo, tendremos toda la sustancia que soltó el bacalao, tenemos que recuperarla.



Con una garcilla vamos quitando el aceite con cuidado de no llevarnos nada de bacalao.
Ahora trituramos y montamos esto que rescatamos del fondo con 2 pimientos del piquillo confitados y ya tenemos nuestra salsa que en un restaurante le pondríamos un nombre de la de mi madre, por ejemplo, falso pil pil del pilquillo jaja.



Ahora solo queda montar el plato, yo estaba muerto fame y lo emplaté un poco feo, el huevo no quedó bien, el bacalao era muy malo y así todo estaba riquísimo.


Ah, se me olvidaba, yo puse unos ajos de confitar los pimientos que son una cosa maravillosa.
Este plato bien hecho creo que es una cosa muy rica, es fácil y rápido si tienes los pimientos confitados (cuando los hagáis hacer muchos, cubiertos de aceite y en la nevera aguantan mucho)
Yo lo haré de nuevo con buenos ingredientes y con tiempo y seguro que queda algo espectacular.
Espero que os guste.