Seguir por email los post

martes, 30 de marzo de 2010

Lasaña clásica




Vamos con una plato que me encanta, lo descubrí hace ya algún tiempo en el clásico de Simone Ortega, 1080 recetas de cocina y desde entonces la hago bastante a menudo porque nos encanta a todos en la familia.
Yo hago las placas de lasaña, un día haré un post de como las hago y os presentaré mi maquineja para hacer pasta que me encanta y que tantas satisfacciones me da.
Empezamos con los ingredientes, verduras, carnes, placas de lasaña y queso rallado (al gusto)
De verduras yo uso apio, pimiento verde y rojo, cebolla, ajo, zanahoria y tomate (muy maduros).
De carne uso salchichas "de carnicería" blancas, jamón york y ternera picada.



Picamos todas nuestras verduras, las cantidades van al gusto de cada uno, a mi me gusta con mucha verdura, una aproximación podría ser 3 ramas de apio (perfectamente quitados los hilos), medio pimiento verde hermoso o uno entero normal, lo mismo del rojo, 3 cebollas, unas cuantas cabezas de ajo, 3 o 4 zanahorias y 4 tomates pelados.
Picamos todo y reservamos los tomates cortados igualmente.



De carne, 3 salchichas blancas que desharemos y picaremos el relleno, 75 gr de jamón york o pechuga de pavo picada a cuchillo, y 250 gr de ternera picada (si os la pueden picar delante vuestro mejor...)

Yo uso un wok grandón que tengo y que tiene muy buen antiadherente, pongo un hilo de oliva y añado las salchichas, las doro un poco a fuego muy fuerte, hasta que no diga lo contrario el fuego tiene que estar a tope.



Luego añado el jamón york y hacemos lo mismo, luego las verduras e ídem del lienzo.



Revolvemos constantemente porque tenemos muy poco aceite y el fuego esta a tope, cuando las verduras empiecen a estar y antes de que tomen color, añadimos nuestra delicada ternera y damos vueltas hasta que tome color.



Cuando esté listo ponemos un chorretón de vinaco tinto, del más perronero que aiga jeje y dejamos evaporar a fuego fuerte.
Cuando el vapor ya no huela a vinazo y haya evaporado bien añadimos el tomate troceado y bajamos el fuego a la mitad, un chorrín de vino blanco, sal y especias al gusto (clavo, laurel etc etc), a mi me gusta mucho con orégano y un poco de albahaca, tapamos y dejamos guisar a fuego medio bajo, lentamente.



Muy importante tapar bien para no se evaporen los líquidos, al final tiene que quedar un poco "caldoso" para que nuestra lasaña quede bien jugosa, las verduras soltarán mucho juguín
Esto tardará unos 50 minutos, una hora, si sois más impacientes y le metéis más fuego, un poco menos.



Mientras nuestro relleno se hace solo, vamos a hacer una bechamel ligera, no muy trabada.
Usamos la típica proporción, x,x,10x (así no me olvido nunca), 50 gr de mantequilla, 50 gr de harina tamizada (pasada por el colador para que no queden grumos) y 500 gr de leche.
Derretimos a fuego lento la mantequilla, añadimos la harina y quitamos el sabor a dándole unas vueltas al fuego y añadimos la leche poco a poco sin parar de revolver con las varillas.



No hay nada peor que una bechamel con grumos.
Cuando empiece a hervir muy ligeramente y hayamos añadido toda la leche lo dejmaos, revolvemos sin parar, unos 10 minutos escasos, al enfriar solidifica un poco, no tiene que quedar muy gorda, no es para hacer croquetas, es una salsa.
Si os queda muy gorda la podéis estirar añadiendo al fuego leche y varillándola bien.



Sal, pimienta blanca recién molida y nuez moscada recién rallada y ya tenemos nuestra salsa.



Cocemos las placas de lasaña y cuando estén a vuestro gusto sacar a un bol con agua fría con hielo para cortar la cocción de la pasta, dejarla ahí dentro hasta que vayamos a montar la lasaña para que no se seque la pasta.
Pues ya tenemos todo, sólo queda montar nuestra lasaña.



En una fuente adecuada, luego irá al horno, untamos la base con el mejor AOVE, ligeramente, ponemos una capina de bechamel, una de relleno y una de placas de lasaña, repetimos, bechamel-relleno y ahora queso rallado, capa de placas de lasaña etc etc, acabamos con una capa de relleno y otra de bechamel, cubrimos con queso y ponemos unas nueces de mantequilla por la superficie del tamañp de una avellana.



Al horno a 180º unos 30-40 minutos y si no quedó en su punto el queso meterle un poco de grill para dejarla más apetitosa si cabe.



El día que le hago post a este plato es el día que peor me sale jeje, la ley de murphy.
Me quedé sin queso, me falto un poco para cubrirla en la última capa.
Encima, como era para comer en casa de unos familiares, no tengo foto de ella horneada, pero os la podéis imaginar, cuando sale del horno es todo un espectáculo.
Yo cuando la hago, normalmente hago dos y una la congelo en porciones, aguanta muy bien la congelación.
Con los ingredientes que os puse sale una como la de la foto, depende de lo fartones que seáis salen 8 raciones, alguna más o alguna menos jeje.
Y esto es todo amig@s, lasaña clásica donde las haya pero un auténtico manjar en mi opinión.




sábado, 20 de marzo de 2010

Buñuelos de bacalao






Vamos con una receta fácil y rápida, sin que por ello sea peor o menos rica, todo lo contrario.
Os pongo primero los ingredientes y las proporciones

-- 350 gr de patata cocida
-- 125 gr de agua de cocción de las patatas
-- 25 gr de tocino ibérico líquido (en el micro derrite bien)
-- 400 gr de bacalao
-- 1 huevo
-- 25 gr de AOVE (aceite de oliva virgen extra)
-- 75 gr de harina tamizada (pasada por el colador)
-- Ajo, perejil y sal si procede

Y es tan fácil como triturar todo esto junto (primero el ajo y el perejil solos) y freír la masa resultante en AOVE a unos 150º(muy caliente), sin rebozar ni nada.



Hacemos con dos cucharas soperas unas quenelles de masa y al aceite hasta que estén doradinas, sacamos a papel absorvente y listas.
Exquisitas!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!



Salen muchos con estas proporciones, creo que no habrá problema en congelar aunque nunca lo hice.
Espero que os gusten


jueves, 4 de marzo de 2010

Carne guisada









Sigo sin tiempo casi de comer lo poco que cocino, así que vamos con otra receta de diario, de rancho, como decimos en casa.
Hace muy poco me reconcilié con la ternera, bueno, para ser más estricto, estamos reconciliándonos poco a poco, no es una relación con mucho futuro.
Yo aconsejo comprar ternera de la mejor calidad posible, pero el bolsillo manda.
Guisaremos nuestra carne en un jugo de cebolla, en su propio jugo y en un poco de Pedro Ximenez, sin más agua añadida ni nada, nos quedará una salsina muy rica, casi más que la carne y sin casi.



Empezamos cortando mucha cebolla en juliana fina, lo más fina posible, la ponemos en una olla en la que vayamos a guisar nuestra carne (con tapa, imprescindible una tapa que cierre bien) con un hilo de AOVE, salamos bien para que suelte el agua la cebolla, tapamos y dejamos guisar a fuego medio.
Evitar satisfacer la curiosidad innata del cocinero abriendo cada poco la tapa, cuanto más abramos peor, no queremos que se evapore el agua.



Cuando nuestra cebolla haya soltado bastante agua y esta esté en el fondo añadimos nuestra carne ligeramente salada y damos unas vueltas para que se integre todo.



Añadimos un buen chorro de Px y dejamos que evapore un poco subiendo el fuego.



Tapamos nuestra olla y bajamos el fuego para que se haga a fuego lento.
La carne va soltando sus jugos y se va guisando en este caldo que tenemos.



Dejamos guisar hasta que este a nuestro gusto de tierna.
Reservamos los trozos de carne que sacaremos con un tenedor.



Pasamos por la batidora el jugo que nos quedó y la cebolla, ajustamos de sal y ya tenemos nuestra salsina.
Volvemos a la olla con la carne y la salsa y dejamos guisar junto unos minutos y ya la tenemos lista.
Yo en esta ocasión y ya que es un plato bastante ligth, hice un arroz blanco con mucho ajo.
Me encanta esta combinación, esta carne con esta salsa y el arroz blanco está muy rica.
Es una buena base para seguir haciendo platos, espero que os guste.